jueves, 15 de noviembre de 2007

¡Vecinos de Villar del Río...!


Hace ahora 55 años de que Luis García Berlanga rodara una de las películas más grandes que se hayan hecho en nuestro país, ¡Bienvenido, Mister Marshall!, que podría decirse -Buñuel aparte- inaugura el cine moderno en España, al que más tarde se sumarían títulos como El verdugo (también de Berlanga) o Muerte de un ciclista, de Juan Antonio Bardem, que curiosamente fue guionista de ¡Bienvenido, Mister Marshall! junto nada menos que a Miguel Mihura. Los años 50, aunque parezca lo contrario, no fueron un desierto cultural en España. A pesar de que Franco lo intentara por todos los medios.
Pues eso:
"Americanos,
vienen a España
guapos y sanos,
viva el tronío
de ese gran pueblo
con poderío,
olé Virginia,
y Michigan,
y viva Texas, que no está mal,
os recibimos
americanos con alegría,
olé mi mare,
olé mi suegra y
olé mi tía."

10 comentarios:

Zapateiro dijo...

Estupendas películas todas las que has nombrado y estupendo también Pepe Isbert, ¡qué grande era!

Juan Duque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Duque dijo...

Uno de los mejores directores españoles, recomiendo mi pelicula favorita de todos los tiempo "Plácido" por si alguien no la vió aún.

Por cierto Andrés tendremos que hacerte un día una entrevista para la radio, jejejej

Andrés Marín Cejudo dijo...

Juan, cuando quieras!!!

Anónimo dijo...

Berlanga pertenece a esa generación de directores que jamás se acomodaron al Regimen de Franco. Otros hicieron un cine cómodo, fácil, con el que se llenaban las salas de España, y recaudaban dinero. Puro comercio, del que pocas películas sobresalieron como obras artísticas. Berlanga, Buñuel, Bardem; primero, Saura, con Querejeta como impulsor; después, supieron hacer cine que entretuvo y protestó a la vez. Y además tuvieron reconocimiento internacional.
Tal era su capacidad de crítica a la Dictadura, que se convirtió en la razón de ser de su trabajo, como se demostró durante la trancisión, en la que la mayoría de estos brillantes directores perdío la razon de su cine y su capacidad de crítica. Yo, personalmente, no lo veo como un fallo, sino como la conclusión de un trabajo bien hecho. En el caso de Berlanga, aunque haya dirigido en los últimos años, se puede decir que la despedida a esta étapa puede ser "La Escopeta Nacional", genial película de humor inteligente, en la que disecciona la España de los ochenta en la que algunos se sentían huérfanos y descolgados.
Y para terminar, os recomiendo una de mis películas españolas preferidas: "Amanece que no es poco" (1.988), de Jose Luis Cuerda. Uno de los pocos ejemplos de humor surrealista del cine español, y donde podréis ver a Daniel Romero Álvarez, valverdeño, cantar un fandango en un pueblo con elevada devoción a Faulkner y donde "un hombre en la cama siempre es un hombre la cama"
Fernando Arroyo

Andrés Marín Cejudo dijo...

Nadie mejor que tú para haberlo explicado.

'Amanece que no es poco' es de lo mejor que he visto, con sus hombres 'plantados' y el negro autodeclarado minoría étnica

Juan Duque dijo...

Jajajajaj Fernando buena elección también, un pelicula no tan surrealista como parece. Todo un descubrimiento lo de Daniel Romero, vi la pelicula hace tiempo y no recuerdo lo del fandango, me pongo ahora mismo manos a la obra para visionar ese momento, puede ser como el de Marisol cantando el fandango de Valverde.
Pd: Me sigo quedando con "Placido", pero lo cortes no quita lo valiente.

Ignacio Díaz Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ignacio Díaz Pérez dijo...

Chapeau por Berlanga y por ti, amigo Andrés.

Un saludo.

Diazpe

Jesús Chacón dijo...

Ole, Fernando Arroyo.