jueves, 29 de noviembre de 2007

Perlas cultivadas (4)

Un inmigrante ilegal mexicano fue descubierto por la policía porque salvó la vida a un niño estadounidense que se había perdido en el desierto de Arizona. El joven no dudó entre alcanzar su sueño y auxiliar al pequeño. Pero no obtuvo recompensa. Acaso no la buscaba. Después de que unos cazadores los encontraran, el niño se fue en ambulancia y él en el coche de una Patrulla Fronteriza, que lo deportó a su país. El inmigrante dijo: «No soy un héroe, Dios me puso en el camino de ese niño». Un pensamiento: Dios se ha olvidado de iluminar a las autoridades de EEUU para que hubieran tenido un mínimo gesto con el joven mexicano. Supongo que los sueños pueden esperar.

***

La ministra de Vivienda, Carme Chacón, ha achacado al «carácter andaluz» de su compañera de Fomento, Magdalena Álvarez, el comportamiento de ésta ante la crisis del Cercanías en Barcelona. Me pregunto qué será eso del carácter andaluz o qué entenderá esta señora por carácter andaluz. A lo mejor, sin ni siquiera ella saberlo, conoce a todos los andaluces.

***

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz, se ha mostrado convencido, a raíz de la querella que le ha puesto el Gobierno por injurias, de que Zapatero «estará compartiendo alegrías con los terroristas». Trato de recordar el día en el que este señor perdió el norte y no puedo. Fue hace mucho.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A unos les toca la lotería y a nosotros el sambenito de ser andaluces y olé. Bendito sean los testículos de la señora esta de los dientes. Que bien gordos los tiene que tener - los eggs, quiero decir, los dientes también, pero esos los lleva por fuera - para sacar eso del carácter andaluz como si fuera una rémora con la que tenemos que cargar los andaluces, quiere decirse los que vivimos en el sur penínsular. En fin, que nos tocó el ser andaluz, gitanos y moros, casi ná. O sería más correcto decir cazi ná. Bueno, no sé, ahora cuando abran ikastolas, con ordenadores, por supuesto, me apuntaré a una y prometo ser un andaluz talibán muy modosito, todo el día dando con los cuernos en el Estatuto de Andalucía y con un retrato del notario en la cabecera de la cama. Señor, señor, aonde coño vamos a ir a parar. Agur. Bernardo.

Andrés Marín dijo...

A lo mejor se refería con eso del carácter andaluz a su compalero José Montilla, qu nació en Iznájar nada más y nada menos; o a su también compañera Manuela de Madre, que vino al mundo en las Tres Ventanas, ahí al laíto del Huerto Paco. Pero esos conversos son los peores, porque tienen que andar siempre demostrando que ellos son más nacionalistas que nadie.

martinidemar dijo...

A lo mejor se estaba acordando de su compañera de filas en el PSOE catalán, Manuela de Madre o algo así, que dijo sin cortarse un pelo cuando lo del estatuto catalán en el congreso que su familia huyó de Huelva por el franquismo, como si en Cataluña no lo hubiera. Lo malo del carácter andaluz es que Maleni se defiende en ocasiones como andaluza y mujer y las que somos ambas cosas pues nos repugna esa defensa.