martes, 29 de enero de 2008

Cambalache

URGE

SE COMPRAN VOTOS

ANTES DEL 9 DE MARZO

ABSTÉNGANSE MORALISTAS
Y VIEJOS UTÓPICOS

RAZÓN AQUÍ Y AQUÍ

13 comentarios:

Zapateiro dijo...

Totalmente de acuerdo, son medidas completamente populistas.

Es una pena que anden metidos en estos fregaos en vez de plantear medidas serias.

Jmc dijo...

La talla de nuestros políticos deja mucho que desear, al igual que sus propuestas, se quitan las ganas de votar.

Monca Encendido dijo...

Voy a coger mi voto y lo voy a colgar en ebay.es a ver quién me da más.
Cuanta coña marinera...

Saludos primache.

Juan Duque dijo...

Lo que hay que tener en cuenta es que coche queremos. Si un 600 o un todoterreno de último modelo. Yo lo tengo claro

Andrés dijo...

No des ideas, Marcos, que después pasa lo que pasa...

Arturo dijo...

También yo creo tenerlo claro, Juan. Después de tantos años viendo cómo me prometían todoterrenos de último modelo y de quedarme luego esperando, con carita de niño desilusionado, este año voy a votar por el 600. O mejor, sin llegar a la genialidad de Marcos, voy a dárselo a quien más bolígrafos, gorras, mecheros,... me regale, por aquello de más vale regalos en mano que promesas volando. Hasta ese punto he visto devaluarse mi voto.

Juan Duque dijo...

Arturo, tu vota, lo que quieras, pero vota.

Si dices que "tantos años", entonces te refieres a los del 600, en 4 años se han visto muchos cambios.
Ya depende de la España que tu quieras.

Pero repito, tu vota,

Bernardo Romero dijo...

Voy de alegría en alegría. Ya tengo mi nuevo libro de cocina en las manos, creo que estoy enamorado de algo más que de mi mismo y hace un día estupendo. Y ahora, para colmo, me entero que el gran Marín vuelve. Esto es increíble. Cuanto te apuestas a que se me quitan las pocas arrugas, es la verdad, que tenía en el alma (en el cuerpo, por supuesto que no, que uno se conserva, en aguardiente como las guindas, pero se conserva)

Bernardo Romero dijo...

Y ahora, tras perdir perdón por la interrupción, pero es que deberán comprenderlo, leí lo del Marín y me dió un subidón. Pues eso, que tenéis razón, que como está la cosa, lo mejor será montar una agencia de compra y venta de votos, nuevos y usados. Ni e-bay ni nada. A mil duros el voto nuevo y a dos talegos el usado. Luego los vendemos por lotes a los políticos. Cualquier día de estos se presenta un grupo de empresarios de la construcción y otras malas artes a las municipales por un partido, progresista por ejemplo, y se pone a comprar los votos a los yonquis y otra gente desgraciada, a dos mil duros la unidad. Que no está mal. Y luego, a lo mejor, hasta consiguen mayoría absoluta por unos cuantos votos y resulta que el negocio era factible ¿A que da miedo? En fin, yo me quito de todo esto y simplemente, votaré en la cama que es donde mejor se vota. Agur.

Andrés dijo...

Bernardo, mi regreso a la tierra de los tollos con tomate me alegra por muchas cosas. Una de ellas es la de tenerte cerca y poder quedar de vez en cuando.

Ah, tu libro de recetas huele ya desde La Merced...

Juan Duque dijo...

Después de mucho meditar y estando seguro que no hablais en serio en lo de no ir a votar. Una solución que se me ocurre es que voteis y no acepteis después alguna de las promesas electorales, vamos que no hagais uso de ese beneficio económico.

La verdad no se me ocurre otra cosa por el momento, le seguire dando vueltas al asunto

Anónimo dijo...

Ole ese Cambalache, Marín. Cómo se nota que te estudiaste bien las vanguardias. Ni el Paco Vighi lo hubiera hecho igual. Razón (aquí) y (aquí). Ohtia que bueno. Por cierto, Paco Vighi era el de: "cuando se me murió el canario / puse en la jaula un limón, / soy un caso extraordinario / de imaginación". Salú. Jesús Chacón

Andrés dijo...

Jesús, Lo del canario y el limón no he podido olvidarlo desde que me lo contaste allá por nuestro amado piso de Zurradores. Es genial.